Archivo por meses: marzo 2015

Las naranjas ecológicas cadeneras de Biovalle, un manjar exclusivo.

Exclusivo porque a día de hoy somos, posiblemente, los únicos que ofertamos esta variedad de naranja, genuina y original, de cultivo ecológico y al por menor. Difícilmente encontrarás naranjas ecológicas cadeneras que no sean de Biovalle. Si te decides a probarlas, en menos de 24 horas las tienes en casa.

Aunque como variedad se identificó en campo sobre 1870, es muy probable que su antigüedad sea mayor aún. En Palma hay ejemplares que rondan los 150 años, y puede que incluso los superen.

cadeneros-la-graja jpg

Huerta convencional de José Ceballos en el pago de La Graja, con naranjos cadeneros sembrados antes del frío invierno de 1890.

Parece que se originó de la variedad comuna, todavía presente en las huertas palmeñas, una variedad muy antigua y con semillas. La cadenera forma parte de las conocidas como blancas selectas, de mucho zumo y sin semillas.

Es una naranja de cultivo local tradicional en Palma del Río donde se convierte en una seña de identidad del municipio y de sus huertas tradicionales, por lo que los ciudadanos, agricultores y algunos autores de la localidad se refieran a ella como autóctona. La cadenera convirtió hace décadas el nombre de Palma en un referente citrícola provincial y autonómico, distribuyéndose por toda la geografía nacional y exportándose a muchos países europeos (muy valorada entonces en Reino Unido).

cadenero-el-corvo

Cadenero en huerta convencional en el pago de El Corvo, con César de Biovalle a sus pies para referenciar el tamaño del árbol.

Las naranjas ecológicas cadeneras no dejan indiferente a nadie, no se parecen a ninguna otra naranja que podáis encontrar en el mercado. Externamente es similar a la salustiana, pero su sabor es distinto. No es mejor ni peor (ambas variedades nos encantan), pero tiene un carácter y una personalidad muy diferenciada. Su zumo es abundante y de un color naranja intenso, muy agradable al paladar.

Estamos orgullosos de la presencia de dicha variedad en nuestra huerta, y en los dos últimos años hemos iniciado un trabajo de identificación de los mejores ejemplares para utilizar sus yemas en el injerto de otros árboles, con el objetivo de aumentar la presencia de la cadenera ecológica en nuestro terreno, y contribuir a su preservación a medio y largo plazo.

Pero no se trata sólo de una pasión de “padre”, de un chovinismo local y trasnochado. Ni mucho menos. Un reciente estudio de 2012 realizado en Andalucía sobre 11 variedades de naranjas en cultivo convencional (No Ecológico), vino a concluir que la variedad cadenera “presenta frutos de tamaño y peso medio, con el mayor rendimiento en zumo y una gran calidad organoléptica, junto con la ‘Salustiana’ y ‘Dahong’” (http://www.agroecologia.net/estudio-sobre-naranjas-para-zumo-de-las-dos-variedades-tradicionales-cadenera-y-salustiana/).

cadenera-biovalle

Naranja ecológica cadenera de Biovalle, en el pago de La Ribera.

Como podéis comprobar, nuestras naranjas ecológicas cadeneras y salustianas se encuentran entre las mejores naranjas, con un gran contenido en zumo y unos sabores, colores y aromas que no dejan impasible a nadie.

En muchas ocasiones, en esta sociedad de la innovación permanente, del usar y tirar, y de la obsolescencia programada, una de las principales labores de I+D+I que podemos llevar a cabo es mirar atrás y valorar lo que tenemos antes de que lo perdamos para siempre.

En este contexto, comprar naranjas ecológicas cadeneras se convierte en un apoyo directo y decidido a la conservación de una excelente variedad local, que se encuentra en franco retroceso y con grave riesgo de desaparición a medio y largo plazo.