Archivo por meses: junio 2019

Estuvimos en Organic Food Iberia y os lo contamos

La semana pasada asistimos  a Organic Food Iberia y a Ecoliving Iberia. Desde la distancia y la experiencia de un proyecto familiar y pequeño como Biovalle, pensábamos que íbamos a algo tremendamente especial y nuevo. Y un poco nuevo si que fue, principalmente por ser la primera feria profesional e internacional de este tipo que se celebra en España.

Ya en el metro, camino de IFEMA, nos encontramos con Carlos Ruiz, amigo y antiguo compañero de trabajo en el proyecto Life de reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía. Nosotros íbamos para Organic Food y él para Bruselas, a una reunión sobre olivares, representando al interesante proyecto Life olivares vivos (https://olivaresvivos.com/) en el que trabaja en la actualidad, y a SEO Birdlife (https://www.seo.org/).

Desde Biovalle asistimos como visitantes profesionales, para conocer de primera mano la feria y sus posibilidades, y para valorar la posibilidad de asistir con stand propio en próximas ediciones.

La feria se celebro entre los días 6 y 7 de junio, y estaba destinada a promover la alimentación y vida ecológicas, y a establecer contactos entre productores, suministradores de servicios, y posibles compradores nacionales e internacionales.

Entrada a organic food iberia y eco living iberia en IFEMA (Madrid).

Nada más llegar nos dimos cuenta de que al carro verde se están sumando muchas empresas que principalmente lo que tienen de ecológicas es la publicidad, y que los productos que ofrecen están certificados, ¡claro! Pero chocaba demasiado que al entrar te topases ineludiblemente con el stand más grande de la feria (o eso parecía), que tenías que ver, sí o sí, porque estaba en mitad del camino, y que fuese el de… CARREFOUR BIO.

Un stand precioso lleno de productos homogéneos, brillantes, pulcros y plastificados, porque Carrefour siempre trabajó y luchó por una agricultura ecológica de calidad y fundamentada en los pequeños agricultores que hacen bien las cosas. Eso está meridianamente claro ¿no? Yo creo que desde que se llamaban PRYCA ya estaban pendientes de esto de lo ecológico, pero no ha podido ser hasta ahora, que se encuentran con un mercado hecho desde abajo por los pequeños productores y consumidores a base de trabajo, constancia, confianza y respeto, cuando se han decidido con todas sus fuerzas a intentar hacer además ganancias.

Y la pena es comprobar como en España están acaparando el mercado ecológico grandes superficies de este tipo, que están forzando a muchas pequeñas tiendas y productores a echar el cierre, mientras que entran con fuerza ahora productores y cooperativas de grandes dimensiones que son las que pueden suministrar “cantidad”.

En este sentido encontramos en la feria algo cada vez más habitual, y es que un sinfín de productores lo son a la vez de convencional y ecológico. Y eso no nos acaba de convencer.

Desde Naranjas Ecológicas Biovalle aprovechamos de nuevo para agradecer el esfuerzo que tiendas orgánicas de barrio, pequeñas cooperativas de productores, asociaciones de consumidores y productores, consumidores privados, etc., siguen haciendo cada día desde abajo, dignificando la profesión del productor, y valorando también al consumidor en la elección de productos que son ecológicos certificados y mucho más.

Y en este contexto nos alegró encontrarnos con paisanos nuestros en Organic Food, como Álvaro Fuentes Guerra de ECO CÓRDOBA (https://ecocordoba.com/), o Carlos Pérez de FRESCUM (https://www.frescum.es/) que al igual que nosotros acudieron a conocer el evento. Y visitamos el stand de Envasados Ecológicos Lola (www.ecologicoslola.com), de Villarrubia.

Álvaro Fuentes Guerra de Eco Córdoba (izquierda), Juan Salamanca de Biovalle (centro) y Carlos Pérez de Frescum (derecha).

Nos ilusinó igualmente visitar el stand de Verdesol, y el de Aceite Pilares (http://pilaresaceitedeautor.com), de Lantejuela (dónde nosotros pasamos algunos años estupendos de pequeños), en los que saludamos a nuestro amigo de la infancia David Méndez.

En muchos momentos llegamos a olvidar incluso que nos encontrábamos en una feria internacional que se celebraba en Madrid, debido a la gran presencia de expositores y productos de origen andaluz, y de la nutrida presencia de stand asociados a Ecovalia (http://www.ecovalia.org/).

Esto habla bien a las claras del buen momento que está viviendo la producción ecológica en Andalucía, aunque tengamos todavía que trabajar para que el consumo ecológico sea mínimamente acorde a la cantidad y calidad de nuestras producciones. El consumo ecológico interno es uno de los principales problemas que se detectan en el sector (https://www.eldiario.es/economia/transvase-agricultura-ecologica-Espana-hectareas_0_905009666.html).

Tras visitar algunos proyectos interesantes y otros no tanto, y de recorrer varias veces la feria, nos encontramos con varios buenos amigos, como Carlos Aragón, de la empresa Bioles que es referente andaluz en el procesado ecológico de arroces, frutos secos, granos, harinas, legumbres y especias de la más alta calidad, desde Alameda en Málaga (https://bioles.es/), y Álvaro M. Férnandez-Blanco Barreto, veterinario naturalista y gran conocedor del poder de la medicina herbal de uso en ganadería, con una trayectoria de 12 años en el sector de la certificación ecológica y que ahora comienza en solitario un interesantísimo proyecto de veterinaria, fitoterapia y consultoría en agroecología (Veteco Consultores: veterinario@cerroviejo.org). Con ellos acabamos la jornada, disfrutando de nuestra amistad, y conociendo a personas como Antonio Marín, de Pruna y responsable de La Umbría, Ibéricos Ecológicos (https://www.youtube.com/watch?v=UeFj8i4snJI), a Fran Miranda, agricultor amante de los garbanzos de Escacena y los pistachos, y a Julián Navarro de la Bodega Colonias de Galeón en Cazalla de la Sierra (http://www.coloniasdegaleon.com/), a quienes nos presentó Álvaro.

De izquierda a derecha: Antonio Marín (La Umbría-Ibéricos Ecológicos), Juan Salamanca (Naranjas Ecológicas Biovalle), Alvaro M. Fernández-Blanco (Veteco), Carlos Aragón (Bioles), Fran Miranda, y Julián Navarro (Colonias de Galeón)

Nos despedimos de la feria, hasta nueva ocasión, incapaces de precisar dónde terminaba Organic Food Iberia y dónde comenzaba Eco Living Iberia, pero convencidos de que hemos entrado en la postmodernidad, y ya sabemos organizar los eventos importantes de agricultura ecológica con nombres exclusivamente en inglés. Se nota que “semos” europeos auténticos, que digo europeos…, ciudadanos del mundo mundial, capaces de trabajar donde haga falta (aunque nos gustaría más estar cerca de los nuestros y de los lugares donde nos criamos), con sobre cualificación profesional, con idiomas, y cobrando poquito, que en eso consiste la globalización, ¿no? ¿o se me ha escapado algo por el camino?