¿Asalvajaos o Domesticaos?

Aprovechamos el éxito del reciente anuncio de fanta para abordar varios temas que nos interesan y preocupan. Ya sabemos que los publicistas de coca-cola, grupo al que pertenecen fanta, sprite, aquarius, etc., son muy buenos, porque parte del gran éxito del insulso y poco saludable refresco reside principalmente en la publicidad.

Apelando siempre a sentimientos ligados al amor, a la familia, a la patria, a la libertad, y con una buena y evocadora música de fondo, mucha gente queda irremediablemente atrapada por la magia de coca-cola. Y de esta forma la marca te puede vender lo que quiera. A cambio tu te sentirás parte del club, uno más del grupo.

En el caso de fanta, la línea de trabajo esta muy ligada a “atraer” a los jóvenes que se van iniciando en las actividades de ocio y consumo.

La adolescencia y los primeros años de la juventud son momentos vitales cargados de hormonas y de búsqueda: de una personalidad, un lugar en la familia, con los amigos, en el mundo… Momentos para romper con lo establecido y ser uno mismo, abrir nuevos caminos y, por supuesto, experimentar en la propia carne.

fanta2

Fotograma del nuevo anuncio de fanta. Aguardando a los «asalvajaos».

Y los publicistas de fanta lo saben. En el anuncio invocan al lado rebelde que todos llevamos dentro, y que bulle sin control en la adolescencia, para crear la tribu de los “asalvajaos”, incontrolables, independientes, libres y que deciden lo que ellos quieren.

Pero un individuo auténticamente “asalvajao” y libre no bebería de ninguna manera ni fanta ni coca-cola, ni nada por el estilo. Entre otras cosas porque el “buen salvaje” disfrutaría de las cosas auténticas de la naturaleza, de los frutos silvestres, de lo no contaminado, de la belleza de un río, o un paisaje, del inigualable sabor de las zarzamoras en su punto, de los arándanos recién recolectados, o de un buen puñado de madroños.

Porque un auténtico “salvaje”, quizás, y como mucho, consumiría productos ecológicos de cercanía, y aprovecharía el tiempo de muchas otras formas antes que atiborrarse de refrescos totalmente artificiales.

Basta mirar una etiqueta de una lata de fanta de naranja o limón para comprobar que, en el mejor de los casos, puede contener “hasta un 8% de zumo de naranja procedente de concentrado” (convencional), lo demás: agua con burbujas, muchísimo azúcar, y conservantes, colorantes y aditivos para asustar. ¿Qué auténtico salvaje, qué individuo que destile personalidad a raudales, no se atiborraría con sus amigos de este mejunje?

fanta limon

Ingredientes de fanta de limón: agua carbonatada, azúcares, conservantes, colorantes, antioxidantes, y una pizca de zumo de limón procedente de concentrado de zumo convencional (6%). A tener en cuenta los 32 gr. de azúcar en 250 ml, 42 gr. en una lata normal (unas 12 cucharadas de café).

Y que conste que nos hemos reído con el anuncio, que nos parece muy bueno. Lo único que no nos parece nada bueno es el contenido de los refrescos.

Qué un kilo de naranjas ecológicas certificadas Biovalle pueda costar lo mismo que una de esas latas es como para replantearse muchas cosas. Al comprar naranjas ecológicas, con un kilo podrás hacerte como mínimo dos buenos zumos 100%, sin ningún aditivo, ni agua burbujeante, ni azucares añadidos, ni restos de pesticidas.

Y además estarás apoyando a proyectos familiares cargados de orgullo, autoestima, libertad, y un poco de “asalvajamiento” en la forma de cultivar y cuidar la tierra.

Alguien puede decir que esta entrada también es publicidad. Por supuesto, pero con información. ¡Si te consideras un auténtico salvaje, decide por ti mismo!

Esta entrada fue publicada en Articulo, opinión, Salud el por .
Juan C. Salamanca Ocaña

Acerca de Juan C. Salamanca Ocaña

Biólogo y ecólogo por vocación, estudié Biología en la Universidad de Córdoba, obtuve el D.E.A. en Ecología por la Universidad de Sevilla, y realicé el Master en Agricultura, Ganadería y Silvicultura Ecológica de la Universidad Internacional de Andalucía.

He trabajado en la Universidad de Córdoba, y en la Pablo de Olavide, en la Fundación Gypaetus, y en varias empresas (consultoras ambientales...).

He participado en proyectos e investigaciones relacionadas con la ecología acuática, la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía, la educación ambiental, etc.

He desempeñado funciones de técnico, investigador, responsable de comunicación y otras. Disfruto en la naturaleza, y me interesan profundamente los aspectos sociales, políticos y ambientales relacionados con la agroecología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *