Archivo de la categoría: Decoración

Pomander, Ambientador natural de Naranja y clavo

La palabra pomander proviene de la expresión francesa pomme d´ambre (manzana de ámbar). Se usaban en la Edad Media, y eran unas bolas de orfebrería perforadas dentro de las cuales se introducía perfume, hierbas o especias para aromatizar. Generalmente estas “pomas” estaban realizadas en oro, plata y demás elementos preciosos y eran muy comunes entre la nobleza.

Antiguamente estos artilugios perfumados permitían encubrir malos olores de uno mismo y ajenos. En una época en la que la peste y otras enfermedades estaban a la orden del día, el olor en las calles de las ciudades y los hogares era habitualmente bastante desagradable. Las pomas tenían un poder neutralizador de estas emanaciones, además de servir de amuleto para “proteger” a su portador de enfermedades y de cualquier mal que pudiese amenazarle.

pomander sxvi

Pomander de principios del siblo XVI (1500 d.C.)

Para protegerse de las infecciones y del mal olor, se solían usar entonces manojitos de plantas, sustancias aromáticas y/o medicinales. Fue un invento de las cortes europeas, ya que, al parecer, por nuestros lares en época bajo medieval se tenía más afición por el agua y el jabón que allende los Pirineos.

Una de las versiones modernas que os proponemos desde Biovalle, y para usar en casa, es un Pomander hecho con naranja y clavos de olor, que es perfecto como ambientador, y repelente de los mosquitos, tan desagradables en esta época del año, y otros insectos. Eso sí, no usamos nada de orfebrería. La naranja se convierte en el soporte, pero también en parte de la amalgama de olores final del pomander.

El clavo de olor es una especia que procede originariamente de las Islas Molucas, aunque su cultivo está más extendido en la actualidad. Presenta interesantes efectos terapéuticos y está repleto de propiedades beneficiosas, debido fundamentalmente a la concentración de Eugenol, un analgésico que además le confiere su característico olor. Junto con el Eugenol contiene un numeroso coctel de sustancias aromáticas y medicinales.

Nosotros lo utilizamos, además de en la cocina, para las infecciones y dolores de garganta en invierno. Alternamos el clavo y el jengibre de forma directa, masticado y dejándolos estar en la boca, a la manera de un caramelo.

Clavo-de-Olor

El clavo de olor es una especia con muchas propiedades medicinales.

Pero tenemos que recomendar un uso moderado, ya que esta especia, al igual que otras muchas, tomada en grandes cantidades puede tener efectos contrarios a los previstos, e incluso nocivos.

Os proponemos una variante de pomander sencilla de fabricar y muy original: tomamos una naranja de tamaño medio y le pinchamos clavos por toda la cáscara. Lo habitual es pincharlos aleatoriamente, pero con un poco de cinta de carrrocero, utilizada como guía, puedes diseñar uno más bonito.

Para los clavos, una magnífica opción son los procedentes de Comercio Justo, que garantizan una remuneración pactada y favorable para las comunidades productoras de la especia.

Y para las naranjas, por supuesto, os recomendamos comprar naranjas ecológicas de cualquiera de nuestras variedades, e ir probando los diferentes matices de cada una.

Con el tiempo podréis ir practicando e innovando, añadiendo otras especias y combinaciones de las mismas con cualquiera de nuestros cítricos: limones ecológicos, mandarinas, pomelos o limas.