Archivo de la etiqueta: Agroecología

Conociendo Biovalle, visitas que nos llegan

En Biovalle recibimos visitas de todo tipo: clientes que quieren conocer el origen de los productos que consumen, otros que quieren recolectar sus frutos directamente, amigos de otros proyectos, compañeros de grupos y asociaciones de productores y consumidores, futuros emprendedores que conocen nuestra experiencia de primera mano, universitarios que se acercan a estos agrosistemas desde diferentes enfoques (ambiental, productivo, social…), y un sinfín de personas que vienen a vernos por diferentes motivos.

También se nos ha dado el caso de la visita de algún espía “de mierda”, no porque haya jugado al despiste con nosotros en lugar de venir de forma franca y abierta, sino por su interés desmedido por el tipo de estiércol que utilizábamos en la finca, su procedencia, cantidades, etc. Esas visitas parecían más de escarabajos peloteros que de otra cosa, pero nosotros, que somos un poco kafkianos, rápidamente nos metamorfoseábamos para estar a su altura. Preferimos que la gente que nos visita nos diga qué pretende con su visita (respetamos todas las opciones, y no negamos la visita a nadie), pero eso depende de la condición “camaleónica” de cada uno.

DSC_0037

Con Subbética Ecológica, en la primera visita guiada que hicimos a la finca, el 11 de febrero de 2012. Aún no teníamos nombre.

Sin duda una visita que nos ha emocionado especialmente este año ha sido la del profesor Dr. Georg Bareth, de la facultad de Geografía de la Universidad de Colonia, con sus estudiantes. El profesor Bareth visita Andalucía con sus alumnos cada tres años, un viaje de varias semanas en las que conocen diferentes proyectos productivos, educativos, de investigación, turísticos, ambientales, etc., a lo largo de nuestra querida región.

Hace tres años, se pusieron en contacto con nosotros para ver si era posible organizar una visita. Nosotros estábamos empezando, y ni siquiera teníamos nombre (Biovalle nació unos meses después), ni web, ni información alguna que pudiese ofrecer nuestro contacto. Nos conocieron a través de un post de Subbética Ecológica donde se hablaba de la visita de miembros de la asociación “al naranjal palmeño” (nuestra primera visita).

Era la segunda visita que hacíamos, y la primera a un grupo totalmente desconocido, a través de agencia. Y fue una extraordinaria experiencia, que se nos hizo muy, muy corta.

DSC_0036

Primera visita del profesor Dr. Georg Bareth con sus alumnos, el 17 de marzo de 2012, la segunda a nuestro proyecto tras la de subbética un mes antes. Bebiendo zumo de naranjas cadeneras ecológicas.

A pesar de la diferencia idiomática, y gracias al buen hacer de Nicola (la traductora), la sintonía fue estupenda y nos entendimos casi sin hablar. Es verdad que cuando probaron las naranjas ecológicas, y el zumo de cadeneras, no fue necesario seguir hablando ni traduciendo. Fue un momento sublime del que, además del recuerdo, quedaron algunas magníficas fotos, como la que ilustra esta entrada.

Por eso este año, cuando desde la agencia organizadora del viaje (Caminos Auténticos) se pusieron en contacto con nosotros para ver la posibilidad de una nueva visita, no nos importó que el día elegido fuese el de las elecciones autonómicas andaluzas (22 de marzo), ni que amenazase lluvia.

22

Visita del profesor Dr. Georg Bareth con sus alumnos, el pasado 22 de marzo, al proyecto ya conocido como Biovalle. Degustando naranjas cadeneras ecológicas directamente del árbol.

Y de nuevo la visita fue un agradable paseo e intercambio de pareceres, bajo una atmósfera relajada y llena de valoración y respeto por nuestro trabajo, y en la que no faltó la risa, ese magnífico idioma universal. Y como pasó hace tres años, volvió a hacerse cortísima, y vivimos momentos irrepetibles degustando las naranjas ecológicas directamente de los árboles.

Al finalizar la visita, nos emplazamos todos para dentro de 3 años. Desde naranjas ecológicas Biovalle aguardamos ese momento de 2018 con ilusión, cuando el profesor Bareth y su grupo de estudiantes nos seguirán demostrando que tras “Anguela” hay mucha vida en Alemania.

Naranjas Ecológicas y Fascinación por las Plantas

El pasado 18 de mayo participamos en la mesa redonda “El Papel de las Plantas en el siglo XXI”, organizada por el Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (IBVF), dependiente del CSIC en Sevilla, con motivo de la celebración de la III Edición del Día Internacional de la Fascinación por las Plantas.

Dicha jornada se celebró en más de 54 países, bajo el auspicio de la Organización Europea para la Ciencia de las Plantas (EPSO, por sus siglas en inglés).

1

Juan, de Biovalle, durante su presentación.

El acto, que estuvo abierto a todos los públicos, se convirtió en una celebración sobre la belleza, la importancia y la necesidad de la naturaleza, y especialmente en torno a las plantas, que se encuentran notablemente “marginadas” y desdeñadas por la sociedad y cultura actuales. Las organizaciones económicas, políticas, científicas, educativas, etc., viven de espaldas a los vegetales y a los ecosistemas que posibilitan y facilitan el bienestar, desarrollo y evolución de la vida y los seres humanos.

La diversidad de perfiles profesionales invitados posibilitó el desarrollo de ponencias y debates diversos y enriquecedores en torno a la conservación de las plantas, la investigación relacionada con la producción y mejora vegetal, la fotografía y sus enfoques más artísticos, así como otros relacionados con la comunicación ambiental y los nuevos proyectos de gestión de espacios naturales. Y por supuesto, también se habló sobre la agricultura ecológica con nuestras aportaciones para el coloquio.

A lo largo de toda la mañana deliberamos sobre la ceguera vegetal en nuestra sociedad y aportamos propuestas para afrontarla. Estas estuvieron comprendidas entre la apuesta por la investigación, hasta la divulgación, educación y visualización de las plantas en nuestra sociedad, pasando por una “reconexión” con la natural, y por aspectos relacionados con la gestión y la política.

5

Los participantes durante la mesa redonda con los asistentes.

Tuvimos la fortuna de compartir participación y palabras con Héctor Garrido, fotógrafo especializado en ciencia y retrato, y cuyas fotografías sobre fractales en las marismas de Doñana abren la película “La Isla mínima”, con Cecilia Gotor, destacada investigadora del Instituto de Bioquímica Vegetal y Fotosíntesis (IBVF) de Sevilla, Con Benigno Varillas, periodista, comunicador, divulgador ecologista y creador de la revista Quercus, Miguel Delibes de Castro, reconocido investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana, así como con Federico Valverde, organizador del evento y reputado investigador del IBVF.

En el evento pudimos presentar el proyecto Biovalle ante los asistentes. Expusimos también que uno de los aspectos que nos da independencia y solidez es la opción de que los clientes puedan comprar naranjas ecológicas directamente, sin pasar por ningún intermediario. Y adelantamos que para la próxima campaña podremos ofrecer como novedad mandarinas, limones, pomelos y otros cítricos ecológicos.

3

Una instantánea del público asistente.

Nuestras propuestas para acabar con la ceguera vegetal, pasaron por una reconexión con lo natural a escala individual, y una (neo)ruralización de la vida en pueblos y ciudades para volver a conectar, entender y vivir la naturaleza en primera persona y con los cinco sentidos.

Desde Naranjas Ecológicas Biovalle, volvemos a agradecer a la organización, especialmente a Federico Valverde, su invitación para participar en dicho evento y también, junto a Carlos Ruiz del departamento de Divulgación y Servicios Audiovisuales de la Estación Biológica de Doñana, las fotos que ilustran esta entrada.

Las naranjas ecológicas cadeneras de Biovalle, un manjar exclusivo.

Exclusivo porque a día de hoy somos, posiblemente, los únicos que ofertamos esta variedad de naranja, genuina y original, de cultivo ecológico y al por menor. Difícilmente encontrarás naranjas ecológicas cadeneras que no sean de Biovalle. Si te decides a probarlas, en menos de 24 horas las tienes en casa.

Aunque como variedad se identificó en campo sobre 1870, es muy probable que su antigüedad sea mayor aún. En Palma hay ejemplares que rondan los 150 años, y puede que incluso los superen.

cadeneros-la-graja jpg

Huerta convencional de José Ceballos en el pago de La Graja, con naranjos cadeneros sembrados antes del frío invierno de 1890.

Parece que se originó de la variedad comuna, todavía presente en las huertas palmeñas, una variedad muy antigua y con semillas. La cadenera forma parte de las conocidas como blancas selectas, de mucho zumo y sin semillas.

Es una naranja de cultivo local tradicional en Palma del Río donde se convierte en una seña de identidad del municipio y de sus huertas tradicionales, por lo que los ciudadanos, agricultores y algunos autores de la localidad se refieran a ella como autóctona. La cadenera convirtió hace décadas el nombre de Palma en un referente citrícola provincial y autonómico, distribuyéndose por toda la geografía nacional y exportándose a muchos países europeos (muy valorada entonces en Reino Unido).

cadenero-el-corvo

Cadenero en huerta convencional en el pago de El Corvo, con César de Biovalle a sus pies para referenciar el tamaño del árbol.

Las naranjas ecológicas cadeneras no dejan indiferente a nadie, no se parecen a ninguna otra naranja que podáis encontrar en el mercado. Externamente es similar a la salustiana, pero su sabor es distinto. No es mejor ni peor (ambas variedades nos encantan), pero tiene un carácter y una personalidad muy diferenciada. Su zumo es abundante y de un color naranja intenso, muy agradable al paladar.

Estamos orgullosos de la presencia de dicha variedad en nuestra huerta, y en los dos últimos años hemos iniciado un trabajo de identificación de los mejores ejemplares para utilizar sus yemas en el injerto de otros árboles, con el objetivo de aumentar la presencia de la cadenera ecológica en nuestro terreno, y contribuir a su preservación a medio y largo plazo.

Pero no se trata sólo de una pasión de “padre”, de un chovinismo local y trasnochado. Ni mucho menos. Un reciente estudio de 2012 realizado en Andalucía sobre 11 variedades de naranjas en cultivo convencional (No Ecológico), vino a concluir que la variedad cadenera “presenta frutos de tamaño y peso medio, con el mayor rendimiento en zumo y una gran calidad organoléptica, junto con la ‘Salustiana’ y ‘Dahong’” (http://www.agroecologia.net/estudio-sobre-naranjas-para-zumo-de-las-dos-variedades-tradicionales-cadenera-y-salustiana/).

cadenera-biovalle

Naranja ecológica cadenera de Biovalle, en el pago de La Ribera.

Como podéis comprobar, nuestras naranjas ecológicas cadeneras y salustianas se encuentran entre las mejores naranjas, con un gran contenido en zumo y unos sabores, colores y aromas que no dejan impasible a nadie.

En muchas ocasiones, en esta sociedad de la innovación permanente, del usar y tirar, y de la obsolescencia programada, una de las principales labores de I+D+I que podemos llevar a cabo es mirar atrás y valorar lo que tenemos antes de que lo perdamos para siempre.

En este contexto, comprar naranjas ecológicas cadeneras se convierte en un apoyo directo y decidido a la conservación de una excelente variedad local, que se encuentra en franco retroceso y con grave riesgo de desaparición a medio y largo plazo.

Cuando el tamaño sí importa. O el porqué del calibre de las navelinas esta temporada.

La especie humana lleva siglos debatiendo sobre la importancia del tamaño. Y no sólo de las zanahorias, los rábanos u otras raíces más invernales como los nabos, también sobre las casas, los coches, los ríos. Realmente ¿es importante el tamaño de las naranjas o las manzanas? ¿Entra más por los ojos un puerro grande que uno pequeño?

el-nabo-gigante

El tamaño siempre ha estado presente en los asuntos humanos. Como en este cuento popular ruso para niños recopilado por primera vez en el siglo XIX por Aleksei Tolstoy.

El refranero popular, tan sabio, se ha decantado en ocasiones por lo mayor, sin ningún género de duda: “Burro grande, ande o no ande”.

Evidentemente todos tenemos una idea de lo que es normal y de lo que es desproporcionado. Generalmente estas ideas dependen de las experiencias previas y de lo aprendido a lo largo de la vida. Lo grande aquí puede ser pequeño allí, o incluso lo pequeño ahora puede ser grande dentro de un tiempo. O ser grande para mí lo que realmente es pequeño para los demás (suele ocurrirme muy a menudo).

En Biovalle hemos experimentado este año un aumento generalizado del calibre de nuestras naranjas navelinas. Como sois muchos los que nos habéis preguntado y pedido respuestas, hemos decidido explicar las causas para todos en nuestro blog. Simplificando mucho:

1-navelinas

Navelinas de gran tamaño aún en sin recolectar. La mano no puede abarcar totalmente su diámetro.

-Todos los años aguantamos estas naranjas muchísimo tiempo en los árboles para que lleguen hasta marzo, ya que os gustan mucho, y eso hace que los árboles estén un poco más débiles por descansar poco.

-Además en 2014 tuvimos temperaturas altísimas, rondando los 40oC, en abril que provocaron la destrucción de la primera floración de esta variedad, que ya venía un poco tardía.

-El estado de los árboles, más débiles, dificultó que hubiese una segunda floración buena.

-Esto hizo que la producción de navelinas se redujese para nosotros en un 60% aproximadamente.

-Y lo peor es que las naranjas que quedaron en los árboles, muy pocas en comparación con un año normal, crecieron de una forma descompensada, con más nutrientes para muchas menos naranjas.

Ante esta situación, esta campaña venderemos un 25-30% de las naranjas navelinas que comercializamos el año pasado.

El sabor y sus propiedades siguen siendo las de siempre. Nuestros clientes pueden comprar naranjas ecológicas navelinas de Biovalle tan ricas como las de otros años, pero en general más grandes.

3-navelinas

Se puede observar como los frutos destacan sobre los árboles por su gran tamaño.

Para las demás variedades que comercializaremos en breve (salustianas y cadeneras), apenas se notan cambios de tamaño respecto a campañas anteriores.

Os agradecemos a todos vuestro apoyo y comprensión. Evidentemente un producto ecológico fresco no tiene necesariamente que ser un producto homogéneo y casi clonado, idéntico entre sí (manzanas que parecen fotocopiadas), pero debemos explicar este tipo de incidencias y sus causas a todos lo que con vuestras acciones de consumo apoyáis a los pequeños productores, y apostáis por un mundo más justo y ecológico.

En lo que queda de campaña de navelinas no quedará más remedio, a los que tanto os gusta esta variedad, que modificar ligeramente el sabio refranero español e incluir lo de “Navelina grande …”.

¿Quieres comprar naranjas ecológicas? En Biovalle te ofrecemos posibilidades a tu medida

Ahora lo tienes más fácil que nunca. En Biovalle nos amoldamos a vosotr@s y vuestras necesidades. Os facilitamos las diferentes opciones para conseguir nuestros cítricos:

Venta online: http://biovalle.es/es/, siempre disponible, desde el inicio de la campaña, a cualquier hora. Incluye la opción de recibirlas contra reembolso. Recibimos hoy vuestro pedido, y mañana las tenéis en casa. Y si vais a querer tres o más cajas de 20 Kg., os haremos descuentos en todo el pedido.

-Otra forma de comprar naranjas ecológicas Biovalle, es a través de grupos de consumo/alimentación, asociaciones de productores y consumidores ecológicos, asociaciones y grupos de todo tipo… En función de las cantidades que pidáis, la periodicidad, y vuestra localización geográfica, os ofreceremos los mejores precios posibles. Una gran opción para pedidos superiores a 200 Kg.

Preparando los pedidos de naranjas ecológicas recién recolectadas. Destino grupos de consumo/alimentación, tiendas, bares, restaurantes…

-Podéis adquirirlas también en establecimientos especializados, o con líneas de alimentación ecológica: tiendas, bares, restaurantes, y cualquier otra tipología de establecimientos del sector HORECA.

-Y por supuesto en fruterías y establecimientos convencionales (incluido sector HORECA) que apuestan por introducir paulatinamente los alimentos ecológicos entre sus referencias, por petición de sus clientes, o como apuesta propia y decidida por productos de calidad, nutritivos, sabrosos, sanos y sostenibles (naranjas S3)

-Para l@s que estáis cerca de Palma del Río (Sevilla y Córdoba sobre todo) os ofrecemos comprar naranjas ecológicas Biovalle en la finca. Tenéis dos posibilidades: encargándonos las cantidades que queráis para que os las preparemos y vengáis a recogerlas; y también viniendo directamente a la finca a recolectar las naranjas de los árboles que vosotr@s decidáis, toda una experiencia familiar y divertida. Los precios son más favorables con estas dos opciones. Eso sí, tenéis que contactar con nosotros y concertar la correspondiente cita.

Podéis comprar naranjas ecológicas directamente en la propia finca, seleccionando y recolectando las que más os gusten, o encargándonoslas.

Si te gustaría que se vendiesen en la tienda de tu barrio, o en cualquier establecimiento que conozcas (ecológico o convencional), habla con el frutero o responsable de compras, y si están interesados escríbenos (naranjas@biovalle.es). No importa el lugar de la geografía española. Nosotros les enviamos gratuitamente una caja de naranjas para que las degusten sus clientes. Y si se deciden a trabajar con nosotros, por tu labor de “Celestina” recibirás también una caja de naranjas de regalo en tu domicilio.

En las provincias de Jaén y Córdoba, para los pedidos de tiendas, restaurantes, bares, y todo tipo de establecimientos y colectivos interesados, seguimos un año más trabajando con la Central de Pedidos de Subbética Ecológica, y en la provincia de Sevilla, continuamos trabajando también con el Grupo de Alimentación Cerro Viejo. Con ambos tenemos relaciones que van mucho más allá de lo meramente comercial.

Desde la semana que viene, por tierra, mar y aire, en sacos, cajas o palets, podéis conseguir nuestras naranjas ecológicas en cualquier punto de la geografía nacional, e incluso en algunos lugares de Europa.

Para los pedidos mayores, o de destinos más lejanos, paletizamos de forma personalizada y enviamos a destinos nacionales y de algunos paises europeos (entre 1 y 3 días de transporte).