Naranjas ecológicas y abono verde

En agricultura ecológica la tierra vuelve a ocupar su papel principal, de siempre, convirtiéndose de nuevo en el sustrato vivo que nutre, mantiene y multiplica la vida. Por eso, para tener buenas naranjas ecológicas es esencial tener buen suelo.

Creemos que es importante cambiar las ideas que nos han ido transmitiendo en las últimas décadas relativas a una agricultura sin vínculo alguno con la tierra, o con una visión de la tierra exclusivamente como soporte de plantas, como estructura a la que las plantas se anclan.

Revertir esta pérdida de centralidad de la tierra es primordial para la agricultura ecológica, y permite volver a entender la estrecha relación existente entre todos los elementos de la biosfera a través de las plantas.

Las plantas, cultivadas o silvestres, ponen en contacto agua, tierra y aire. Difícilmente encontraremos un catalizador, y a la vez un producto, de este contacto íntimo y sinérgico entre todos los elementos tan bello y eficaz como una planta.

Fijando nuestra atención en el suelo, que es principalmente donde puede centrar su gestión de forma eficaz el agricultor y el campesino, tenemos que dedicar nuestros esfuerzos a nutrirlo y activarlo eficazmente. En esencia, las técnicas agroecológicas empleadas deben dedicarse en buena parte a cuidar y mejorar constantemente el suelo que gestionamos. Y en este sentido, incrementar la materia orgánica presente en el mismo se debe convertir en una de las tareas principales durante todo el año.

2-sembrando veza

Sembrando veza a mano entre los naranjos ecológicos. Ver detalle semillas lanzadas en el aire por nuestro amigo Pepe.

Un suelo rico en materia orgánica en los ambientes mediterráneos como el nuestro, es un suelo activo y lleno de vida, donde se multiplican los microorganismos encargados de los procesos esenciales que se producen en el suelo, relacionados con el flujo de energía y el ciclo de nutrientes. Un suelo rico en materia orgánica es un suelo cubierto de una película continua de vida compuesta a escala microscópica por billones de bacterias, hongos y protistas que no paran de reproducirse y alimentarse enriqueciendo el suelo con sus excrementos y restos, y metabolizando numerosos compuestos, recuperándolos y haciéndolos asimilables para las plantas.

Generalmente nos fijamos en lo macroscópico, pero lo más importante en la mayoría de los procesos de la vida es lo micro.

Desde Biovalle, en el cultivo de nuestras naranjas ecológicas, utilizamos abonos verdes a base de veza (una leguminosa fijadora de nitrógeno atmosférico), junto a plantas silvestres. Acabamos de sembrar veza que con estas últimas lluvias empieza a brotar, al igual que la flora espontánea diversa y colorida, y con gran presencia de gramíneas (cereales) que fijan grandes cantidades de carbono.

Sólo utilizamos abono verde en los sobre elevados (surcos anchos y altos denominados en nuestra zona de Palma del Río “caballones”) donde están sembrados los naranjos, dejando las calles exclusivamente para que vegete la flora silvestre. Todas las operaciones de siembra las realizamos a mano, con ayuda de un tractor para el transporte de las semillas.

veza brotando

La veza comienza a brotar con las primeras lluvias. En la imagen dos semillas emitiendo su raiz, y una un tallito verde inicial.

Las próximas y anunciadas lluvias permitirán el nacimiento de buena parte de las semillas de veza y de la vegetación espontánea, lo que esperamos que nos ayude a tener una buena fijación de nitrógeno y carbono que enriquezca nuestro suelo cuando procedamos el desbroce de la misma y de la flora acompañante.

En agricultura ecología hay que “sembrar” con tiempo para recoger cuando llegue el momento, porque no podemos utilizar abonos químicos de síntesis, de asimilación rápida, justo en el momento en que los árboles lo requieran, como ocurre en el cultivo convencional.

Desde Biovalle, si queremos que podáis comprar naranjas ecológicas de calidad, tenemos que anticiparnos y pensar con mucha antelación la gestión del cultivo y de la nutrición que vamos a realizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *