Venta Directa: ¿Quiere la Junta limitarla?

La Consejería de Agricultura organiza habitualmente cursos a través del IFAPA para formar a agricultores y ganaderos. Y algunos de los contenidos para la formación que nunca faltan son los de comercialización y marketing. Como autónomo del medio agrario te animan continuamente a comercializar por tu cuenta, a llevar a a cabo acciones de venta directa …

En fin, que aunque no tengas tiempo nada más que para cultivar tus naranjas ecológicas y estar al día con toda la burocracia, desde la Junta insisten en sus cursos de formación: ¡VENDE, VENDE, VENDE! Y nos parece bien, aunque sea complicado por cuestiones de tiempo o formación.

Y sin embargo nos encontramos hace poco, casi en plena precampaña electoral, con un borrador de proyecto de decreto  de Venta Directa, para “regular” la venta directa en Andalucía.

borrador

Borrador de decreto de Venta Directa en Andalucía en la web de la Consejería

El documento que en principio parece estar destinado a promocionar la venta directa y favorecer su presencia en nuestra comunidad, a través de su regulación, rápidamente muestra, a nuestro entender, lo que en realidad quiere convertirse: en un instrumento que limite y dificulte la venta directa en Andalucía.

Es curioso que el preámbulo se diga:

“La venta directa de los productos agrarios de la persona productora a la consumidora tiene, desde siempre, gran arraigo en Andalucía, y sigue siendo una actividad en alza… a la vez resulta un instrumento eficaz de fomento de la producción agraria, particularmente  de  las  pequeñas  explotaciones  multifuncionales,  al tiempo que permite el acceso a mercados de productos de gran calidad obtenidos de manera tradicional, variedades vegetales autóctonas o utilizando sistemas de cultivo  o cría tradicionales.”

Es decir, empezamos bien, con una actividad al alza, que puede ser positiva para el fomento de la producción agraria. Y sin embargo rápidamente se pasa a establecer límites de distancia:

“Se considerará venta directa en mercado o en establecimiento al por menor, siempre que ésta se realice en un área geográfica comprendida en un radio inferior a ochenta kilómetros a partir del lugar en que se establezca el lugar  de  producción. “

Límites de lugares o tipos de clientes a los que se les pueden vender los productos:

“La venta al consumidor final podrá realizarse:

  1. a) In situ en la explotación productora.
  2. b) En establecimientos de venta al por menor a la persona consumidora final, siempre que la transacción entre la persona productora y el establecimiento de venta se realice directamente, sin intermediarios.
  3. c) En mercados, directamente por las personas titulares de la explotación, parientes en primer grado que colaboran en la actividad agraria, o empleados de la explotación.”
ecomercado-2

Ecomercado de Córdoba, una interesante iniciativa cordobesa que auna producción agroecológica y venta directa.

Limites burocráticos, que añaden más dificultades a los productores, con el registro y alta en el nuevo sistema, y una serie de documentos que se deben tener actualizados periódicamente, y que se añaden a la ya de por si abundante burocracia que un productor primario tiene que afrontar en la actualidad.

Y se establecen también límites máximos de venta por año y producto.  Aunque tú seas un productor y los clientes que quieran comprar naranjas ecológicas se pongan en contacto contigo, no podrás vender bajo esta modalidad más de, en el caso de las naranjas y otras frutas, 20.000 kg por año y especie, en la modalidad de venta directa diseñada por la Consejería.

Y aquí es donde uno se pregunta ¿No nos dicen insistentemente que no se le pueden poner trabas al comercio? ¿Acaso no nos aseguran que se deben respetar las leyes de oferta y demanda de los sacrosantos “mercados”? ¿Para qué se afirma en el preámbulo del documento que “la venta directa es un instrumento eficaz de fomento de la producción agraria”, si se intentan diseñar y establecer límites y dificultades legales para ejercerla y desarrollarla?

Seguramente desde la Consejería se defenderá el posible decreto como una forma de defender la seguridad alimentaria, ofrecer un marco común que permita el desarrollo del sector, etc, etc., etc. Pero en la práctica sólo parece una maniobra para entorpecer y limitar la venta directa.

mercado-2

La venta directa posibilita el desarrollo de proyectos agropecuarios viables económicamente.

La venta directa es una actividad que no deja de crecer en Andalucía y otras comunidades, sin causar ningún problema sanitario ni de ninguna índole.  Las explotaciones ecológicas trabajan mucho y bien la venta directa, siendo un sector en el que se convierte además en fundamental para su continuidad. Y todo esto ha ocurrido sin ningún tipo de medidas de fomento de la venta directa por parte de las administraciones, más preocupadas en otro tipo de comercio y ventas, mucho más alejados de lo local.

Nos parece, y sospechamos, que, desgraciadamente, más que convertirse en un eficaz instrumento del fomento de la producción agraria, lo que se pretende con este decreto de venta directa en el futuro es más bien lo contrario: limitar la venta directa y ponerle trabas y dificultades legales, burocráticas y comerciales, para que a los pequeños productores no les quede más remedio que volver a la senda de las ventas a granel para seguir dependiendo de corredores, comercializadoras y distribuidoras de productos agrarios. Una nueva zancadilla a las pequeñas producciones que jalonan toda la geografía andaluza y que en el sector ecológico han encontrado una útil, práctica, y deseable opción con la venta directa.

En Naranjas Ecológicas Biovalle hemos apostado desde hace años por incrementar la venta directa en todas sus facetas, y entendemos que los principales límites que nos deberíamos encontrar tendrían que estar relacionados con nuestra capacidad productiva y comercializadora.

Esta entrada fue publicada en Articulo, Noticia, opinión el por .
Juan C. Salamanca Ocaña

Acerca de Juan C. Salamanca Ocaña

Biólogo y ecólogo por vocación, estudié Biología en la Universidad de Córdoba, obtuve el D.E.A. en Ecología por la Universidad de Sevilla, y realicé el Master en Agricultura, Ganadería y Silvicultura Ecológica de la Universidad Internacional de Andalucía.

He trabajado en la Universidad de Córdoba, y en la Pablo de Olavide, en la Fundación Gypaetus, y en varias empresas (consultoras ambientales...).

He participado en proyectos e investigaciones relacionadas con la ecología acuática, la reintroducción del quebrantahuesos en Andalucía, la educación ambiental, etc.

He desempeñado funciones de técnico, investigador, responsable de comunicación y otras. Disfruto en la naturaleza, y me interesan profundamente los aspectos sociales, políticos y ambientales relacionados con la agroecología.

2 comentarios en “Venta Directa: ¿Quiere la Junta limitarla?

  1. Lorenza

    A priori no entiendo ni la limitación de distancia ni de kilos, si bien es de agradecer que el comercio de proximidad que apuesta por el canal corto se incluya como uno más «de los buenos». ¿Crees que tendrá algún efecto para hacer aflorar economía sumergida? Porque para mí ahí está el verdadero problema…

    Responder
    1. Juan C. Salamanca OcañaJuan C. Salamanca Ocaña Autor

      Hola Lorenza, gracias por tu aportación. Pues seguro que también va en ese sentido, para intentar que afloren (o no puedan trabajar como hasta ahora) productores que en la actualidad no aparecen en ninguna parte. Pero lo extraño es que se intente limitar una actividad que está creciendo considerablente en los últimos años, y que además se convierte en una de las pocas formas de asegurar la viabilidad de las explotaciones ecológicas (y convencionales).
      Además en un contexto mundial de uso abusivo de materias primas y energía, se debería apoyar desde todas las instancias a los productores que intentan comercializar sus producciones directamente, y cerca del lugar de producción. Pero se ve que hay que ir poniendo trabas desde ya, no vaya a ser que crezcamos demasiado en los próximos años y entre todos les hagamos una pequeña sombrita a Mercadonas, Carrefours y similares (que ellos y sus accionistas no pueden permitirse no incrementar sus ganancias cada año).
      Habrá que ver en que queda todo, y en cualquier caso buscar solucines para que nos afecte lo menos posible a tod@s.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *