Visita a Biovalle desde el sur de Alemania

Ludwig y Sophie  nos visitaron a mediados de agosto pasado, vinieron directamente a conocernos desde una localidad cercana a Múnich. Llevamos meses comunicándonos a través del email para llevar nuestras naranjas a su granja donde, además de los productos que ellos cultivan, venden productos de calidad de otras zonas del país y de otros países. Es posible que empecemos a enviarles nuestras naranjas a finales de noviembre.

Para ellos la calidad del producto es innegociable, pero además “necesitan” conocer a los productores en los que van a confiar, y visitar sus cultivos, dialogar en directo con ellos y valorar de primera mano si es posible que se pueda trabajar conjuntamente a largo plazo. Porque además, sus clientes necesitan saber más sobre aquello que les venden en la granja y que ellos no han producido, sin duda una manera de exigir calidad y compromiso por parte del consumidor alemán que se acerca a estos establecimientos.

4

Sophie y Ludwig a los pies de un naranjo cadenero en la huerta de Biovalle.

En Biovalle disfrutamos de una agradable mañana que, a pesar del calor, nos sirvió para encontrarnos, saludarnos y estudiar las diferentes posibilidades que se abren en noviembre con la nueva campaña. Y además les enseñamos a Sophie y Ludwig nuestras distintas variedades de naranjos y otros frutales.

Entre los momentos más emotivos para nosotros, sin duda estuvo la visita a la huerta de naranjos cadeneros, donde les explicamos a nuestros amigos la importancia local de esta variedad, su excelente calidad organoléptica, y la situación crítica en la que se encuentra. Asimismo dialogamos sobre nuestra apuesta firme por su conservación, y les aclaramos que en la actualidad somos posiblemente los únicos productores ecológicos de esta variedad comercializándola directamente a los consumidores, grupos, asociaciones y tiendas.

Otro de los momentos especiales fue la visita a las higueras que se encuentran en las lindes de Biovalle, donde pudieron recolectar directamente y degustar “in situ” nuestros deliciosos y preciados higos blancos. Directamente de la higuera.

Para nuestros invitados fue toda una experiencia, ya que nunca habían comido higos frescos. Además de que la higuera no se cultiva en Alemania, donde las condiciones climatológicas no hacen posible su desarrollo, estos deliciosos frutos no se encuentran en los mercados y tiendas de Alemania habitualmente. Ellos conocían y habían tomado previamente sólo higos pasos o secos. Fue bonito ver como disfrutaban de los frutos bajo la higuera. Nos preguntaron incluso por la posibilidad de su comercialización en Alemania, pero les aclaramos que era imposible recolectar un higo en estado óptimo de maduración y transportarlo hasta tan lejos de manera económica y rápida.

6

Ludwig disfrutando de un higo recien recolectado por él mismo.

Para nosotros estas visitas son muy especiales, ya que no son sólo momentos destinados a vender o comprar naranjas ecológicas y otros cítricos ecológicos de los que cultivamos, sino que se trata también de momentos en los que compartimos inquietudes, objetivos e ilusiones con otras personas con las que tenemos la suerte de coincidir gracias a nuestro trabajo.

Terminamos la jornada visitando las otras variedades de cítricos ecológicos que ya vamos produciendo: mandarinas, limas, limones, pomelos…

Y sobre las 11:30, después de casi tres horas, y cuando la calor apretaba, sobre todo para ellos recién llegados de latitudes más norteñas, dimos por concluida la visita a Naranjas Ecológicas Biovalle.

La valoración que hacemos es muy positiva y emocionante. Sophie,  Ludwig, y su proyecto, merecen todo nuestro respeto, y el hecho de que planificaran un viaje, en pleno agosto (cuando les era posible), exclusivamente para visitarnos y conocernos, nos deja sin palabras…

A finales de noviembre, cuando las navelinas ecológicas estén en su punto de sazón, retomaremos los contactos, y quizás en la primera semana de diciembre ya se puedan degustar nuestras deliciosas y saludables naranjas en Múnich y sus localidades aledañas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *