Publicado el Deja un comentario

¿Quieres comprar naranjas ecológicas? En Biovalle te ofrecemos posibilidades a tu medida

Ahora lo tienes más fácil que nunca. En Biovalle nos amoldamos a vosotr@s y vuestras necesidades. Os facilitamos las diferentes opciones para conseguir nuestros cítricos:

Venta online: http://biovalle.es/es/, siempre disponible, desde el inicio de la campaña, a cualquier hora. Incluye la opción de recibirlas contra reembolso. Recibimos hoy vuestro pedido, y mañana las tenéis en casa. Y si vais a querer tres o más cajas de 20 Kg., os haremos descuentos en todo el pedido.

-Otra forma de comprar naranjas ecológicas Biovalle, es a través de grupos de consumo/alimentación, asociaciones de productores y consumidores ecológicos, asociaciones y grupos de todo tipo… En función de las cantidades que pidáis, la periodicidad, y vuestra localización geográfica, os ofreceremos los mejores precios posibles. Una gran opción para pedidos superiores a 200 Kg.

Preparando los pedidos de naranjas ecológicas recién recolectadas. Destino grupos de consumo/alimentación, tiendas, bares, restaurantes…

-Podéis adquirirlas también en establecimientos especializados, o con líneas de alimentación ecológica: tiendas, bares, restaurantes, y cualquier otra tipología de establecimientos del sector HORECA.

-Y por supuesto en fruterías y establecimientos convencionales (incluido sector HORECA) que apuestan por introducir paulatinamente los alimentos ecológicos entre sus referencias, por petición de sus clientes, o como apuesta propia y decidida por productos de calidad, nutritivos, sabrosos, sanos y sostenibles (naranjas S3)

-Para l@s que estáis cerca de Palma del Río (Sevilla y Córdoba sobre todo) os ofrecemos comprar naranjas ecológicas Biovalle en la finca. Tenéis dos posibilidades: encargándonos las cantidades que queráis para que os las preparemos y vengáis a recogerlas; y también viniendo directamente a la finca a recolectar las naranjas de los árboles que vosotr@s decidáis, toda una experiencia familiar y divertida. Los precios son más favorables con estas dos opciones. Eso sí, tenéis que contactar con nosotros y concertar la correspondiente cita.

Podéis comprar naranjas ecológicas directamente en la propia finca, seleccionando y recolectando las que más os gusten, o encargándonoslas.

Si te gustaría que se vendiesen en la tienda de tu barrio, o en cualquier establecimiento que conozcas (ecológico o convencional), habla con el frutero o responsable de compras, y si están interesados escríbenos (naranjas@biovalle.es). No importa el lugar de la geografía española. Nosotros les enviamos gratuitamente una caja de naranjas para que las degusten sus clientes. Y si se deciden a trabajar con nosotros, por tu labor de “Celestina” recibirás también una caja de naranjas de regalo en tu domicilio.

En las provincias de Jaén y Córdoba, para los pedidos de tiendas, restaurantes, bares, y todo tipo de establecimientos y colectivos interesados, seguimos un año más trabajando con la Central de Pedidos de Subbética Ecológica, y en la provincia de Sevilla, continuamos trabajando también con el Grupo de Alimentación Cerro Viejo. Con ambos tenemos relaciones que van mucho más allá de lo meramente comercial.

Desde la semana que viene, por tierra, mar y aire, en sacos, cajas o palets, podéis conseguir nuestras naranjas ecológicas en cualquier punto de la geografía nacional, e incluso en algunos lugares de Europa.

Para los pedidos mayores, o de destinos más lejanos, paletizamos de forma personalizada y enviamos a destinos nacionales y de algunos paises europeos (entre 1 y 3 días de transporte).
Publicado el Deja un comentario

¿Cultivar para los mercados o para las personas?

Ahora que en Biovalle, y en todo Palma del Río (Córdoba), está comenzando la campaña citrícola, vuelven los viejos fantasmas de cada temporada.

Por parte del agricultor viene existiendo desde hace años una desesperanza generalizada que actúa como una especie de velo sobre lo que ocurre cada campaña. El agricultor ya no espera nada, a lo más que aspira es a que al menos las cosas no empeoren. Mientras criaba la cosecha si se permitió pensar, en algunas ocasiones, que “alguien iba a hacer algo” y que algún año “tenían que cambiar las cosas”. Pero al final, año tras año, las cosas no dejan de empeorar.

Sigue leyendo ¿Cultivar para los mercados o para las personas?

Publicado el Deja un comentario

En Otoño, vuelve la peseta.

En naranjas ecológicas Biovalle, al igual que ocurre en otras muchas explotaciones y cultivos, no acabamos de echar del todo de menos la peseta. Sin duda reconocemos que la peseta nos gustaba mucho más que el actual y tremendamente especulativo Euro. Nos siguen gustando mas los “20 uros” que los modernos “euros”. Las 100 pesetas (20 duros) cundían mucho más a la hora de comprar y vivir, que los 60 céntimos de euro actuales, y si me apuras incluso hasta más que 1 €.

La llegada del euro supuso el redondeo al alza, demasiado al alza podemos decir, el blanqueo de dinero a espuertas, la unificación de mercados económicos que tanto interesaba a la economía especulativa y a las transnacionales, y supuso un empuje a la deslocalización europea de los procesos de fabricación, llevándolos a regiones del mundo explotadas y empobrecidas, lo que permitía y permite fabricar con salarios bajísimos para vender a precios altos.

Al trabajador a sueldo, en cambio, se le ajustó al céntimo su salario, haciendo un cambio exacto de pesetas a euros: 100.000 ptas = 600 €. El truco de prestidigitación estaba hecho, tú ganabas lo mismo que antes pero en una sociedad en la que todo se había incrementado hasta incluso un 50 %. O sea que con un simple cambio de moneda se había conseguido empobrecer a la mayoría. Tchan, magia potagia.

100pesetas
100 pesetas de la última época, cuando los 20 duros existían como moneda y no como billete.

Sin embargo en el campo andaluz nunca se abandonó la peseta. La peseta utilizada también como el euro, para perpetrar un robo sin igual a los agricultores y ganaderos en este caso. En el campo andaluz, imaginamos también que en el resto del estado español, los empresario y corredores de la gran distribución suelen comprar el género en pesetas, porque a nivel cuantitativo cunden más 25 pesetas que 15 céntimos. Cuando te ofrecen 25 en lugar de 15, parece que es muchísimo más. En cambio, cuando la gran distribución vende al público, lo hace en céntimos o euros, y como mucho en la letra pequeña se indica el precio en pesetas. En este caso, 60 céntimos parecen menos que 100 pesetas para el comprador habitual.

Y ahora que se acerca la temporada de naranjas ecológicas, y que desde Biovalle aún tenemos que vender una parte importante de nuestra producción al por mayor, sabemos que pronto volverá a nuestra vida la querida peseta, no lo hará para quedarse, ni traerá consigo los precios de antaño, ni las ventajas que pudiera tener entonces, simplemente será un instrumento y una artimaña para intentar hacernos creer que nos compran nuestras naranjas ecológicas a un precio mucho más alto que al que realmente lo hacen.

En otoño vuelve la peseta a Biovalle, y nosotros apostamos con más fuerza y energía por comercializar directamente nuestras producciones, a través de la venta online, la venta directa, los canales cortos de comercialización, y la cooperación con otros productores y con asociaciones de consumidores.

cadeneras-creciendo
Naranjas ecológicas cadeneras aún madurando. La venta en canales cortos de comercialización de esta y otras variedades de naranjas y cítricos es la base de nuestro proyecto.

En naranjas ecológicas Biovalle no nos disgusta la peseta, pero utilizada en un mundo de pesetas, y no como un instrumento para el despiste, o, llamémosle lo que es en la actualidad, una herramienta de coerción y engaño.

Publicado el Deja un comentario

Blog BIOVALLE: Naranjas Ecológicas, Agroecología y “Comentagrios”.

En Biovalle del Guadalquivir estrenamos Blog, y estamos ilusionados con esta nueva forma de comunicarnos con vosotros que a partir de ahora usaremos periódicamente.

Utilizaremos este blog para hablaros principalmente de agroecología, ecología, naturaleza, agricultura ecológica, soberanía alimentaria, y un largo etcétera de temas relacionados.

No será un blog objetivo, avisamos directamente. Ni lo buscamos, ni queremos engañar a nadie. Sin duda la objetividad como tal nadie la vio nunca por más que muchos autores, y bastante pretendidos científicos, defiendan sus teorías, hipótesis e incluso opiniones bajo el argumento de la objetividad. Como bien ha demostrado la física cuántica, y se lleva también proponiendo desde algunas ramas de la filosofía y la epistemología, las observaciones siempre dependen del observador y “del cristal con que se mire”, es decir que las conclusiones y opiniones de las personas dependen de “las gafas de mirar el mundo” que tengan puestas. Y por supuesto eso está relacionado con la sensibilidad de cada uno, su trayectoria personal y profesional, su historia vital, su formación científico-humanista, su capacidad de empatía con los otros, del mundo al que aspire cada cual, y de las utopías personales de cada quien.

navelinas
Naranjas ecológicas Biovalle, listas para degustar.

Asumiendo lo anterior, si que podemos afirmar que lo que pretendemos desde este blog es analizar cuestiones generales relacionadas con los temas que más nos atañen en Biovalle: la agroecología y la producción ecológica, en sentido muy amplio, en un sentido que sin duda abarca muchísimos otros temas que están anidados directa o indirectamente a los anteriores y que incluyen aspectos económicos, políticos, sociales, culturales, ambientales, etc. Aspiramos a analizar estas cuestiones con sentido común y sensatez.

Además en Biovalle pensamos que quién no se ríe un ratito todos los días pierde una parte importante de su experiencia vital, esa que le une al resto de los mortales y que le hace plantearse sus problemas y aspiraciones en un marco más humano y mundano. Por eso, y porque nos gusta mirar el mundo desde un punto de vista crítico y ácido (cargadito de protones), hemos inventado el término comentagrios (un término híbrido que incluye a los cítricos/agrios, de los que somos apasionados, en su formación) para referirnos a la forma que emplearemos en muchas ocasiones al escribir nuestras entradas en el blog.

Nos despedimos en esta presentación de nuestro blog, agradeciendo el apoyo de familiares, amigos y conocidos en este proyecto denominado Biovalle, que se ha convertido en un “injerto” que ha prendido con fuerza en nuestros corazones y que se está desarrollando de forma ilusionante.

Y gracias también a Shere Chehere.com, diseñadora y artista que está detrás de la creación de nuestra página y nuestro blog.